osteopatía embarazo

Osteopatía durante el embarazo

El embarazo es un momento muy especial en la vida de una mujer. El cuerpo se somete a cambios físicos y hormonales importantes. El organismo necesita adaptarse a nivel postural para hacer frente al aumento de peso y al desarrollo del feto. La osteopatía no sustituye de ninguna manera al seguimiento obstétrico convencional si no que lo complementa. Consultar con un osteópata durante el embarazo ayuda a abordar este período con más tranquilidad y comodidad. 

A continuación vamos a ver cómo puede ayudar la osteopatía en las diferentes fases del embarazo: 

Osteopatía durante el primer trimestre del embarazo

La dolencia más común en el primer trimestre son las náuseas. La osteopatía es muy útil en estos casos porque ayuda a regular el sistema nervioso neurovegetativo, lo que consigue calmar las sensaciones de náuseas y actuar sobre los vómitos y distintos trastornos de la esfera digestiva como, gases, hinchazón abdominal, diarrea o estreñimiento.

osteopatía durante el segundo trimestre del embarazo

La expansión del útero y el crecimiento del bebé empuja hacia atrás y hacia arriba las vísceras del abdomen, limitando así los movimientos de las mismas y del diafragma. Este desplazamiento puede provocar problemas circulatorios como pesadez en la piernas, y problemas digestivos como los mencionados anteriormente. La osteopatía durante el embarazo trabaja para mejorar la movilidad del cuerpo y aportar flexibilidad a los tejidos. 

Generalmente en este segundo trimestre también suelen aparecer dolores relacionados con el estiramiento de los ligamentos que unen y sujetan el útero dentro del cuerpo. Las dolencias más frecuentes son dolor lumbar, dolor en la pelvis (zona ingle, pubis), ciática… El objetivo del osteópata es ayudar al cuerpo de la futura mamá a adaptarse de manera óptima a los cambios físicos y hormonales que ocurren durante el embarazo.

Osteopatía durante el tercer trimestre del embarazo

La acción del osteópata sobre el equilibrio general del cuerpo, sobre las zonas vertebrales demasiado o muy poco solicitadas y sobre los distintos tejidos del cuerpo permite un manejo efectivo de los dolores y molestias del embarazo. El reflujo gastroesofágico, el dolor en las costillas, el cansancio y las dificultades respiratorias o el síndrome del túnel carpiano son dolencias que aparecen con frecuencia en la última etapa del embarazo. En este último trimestre, consultar con un osteópata permite preparar el cuerpo de cara al parto. El objetivo es que el feto tenga sitio suficiente para poder darse la vuelta y que la movilidad de la pelvis sea de calidad, para a favorecer al máximo un parto que sea acorde con el plan de parto de la futura familia.

masaje embarazo

Osteopatía durante la preparación al parto

El parto requiere una movilización total de la fuerza y de la energía de la futura madre. El trabajo del osteópata consiste en identificar todas las disfunciones que causen alteraciones en la movilidad del cuerpo, para luego tratar de reducir las limitaciones (tanto en la madre como en el niño) relacionadas con el paso del feto por el canal génito-pélvico durante el parto.

Osteopatía durante el postparto

La consulta osteopática es muy recomendable en las semanas posteriores al nacimiento para facilitar la comodidad en la lactancia, tratar el dolor persistente (lumbalgia, ciática, túnel carpiano…), los más específicamente relacionados con el parto (posición, esfuerzo de expulsión, expresión abdominal, episiotomía, epidural, cesárea…), mejorar el confort en el posparto, optimizar la rehabilitación perineal, y facilitar el retorno a las actividades de la vida cotidiana.

.

Para más información o citas:

Llámanos: 673 50 25 17

o mandamos un WhatsApp

.

.

Temas relacionados con osteopatía y embarazo:

Esferokinesis para el embarazo

Osteopatía pediátrica: alteraciones de la succión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.